viernes, 7 de mayo de 2010

El Mocos pensó...

Toda la Biblia tiene letras chiquitas con cláusulas muy importantes y creo sinceramente que deberíamos leerlas bien, porque es un contrato muy truqueado, un pacto injusto al estilo Telmex y, para acabar pronto, si se desea aborrecer o amar a Dios, bastará leer la Biblia con atención; las pruebas de su grandeza, volubilidad, amor y negligencia están ahí (con letras chiquitas).

¿Y qué deberíamos hacer al final?
¿Aceptar al creador con todas sus imperfecciones? Después de todo son muy entendibles...
¿Deberíamos quizás dejar de creer en él y darle la oportunidad de cuestionarse a sí mismo en paz?

...con quien mas deslealtad mostramos es con Dios, al que no le permitimos pecar... -Nietzsche-

-mira, Amá; si nos volvemos ateos y le damos vacaciones a Dios... ¡¡Dejará de hacer pendejadas algún día!!- dice enrusiasmado el chamaco pandroso mientras mastica unas jícamas con chilito -ni Dios, ni la procuraduría, ni el ISSSTE, ni Dr. House pueden atender a todo mundo; ta cabrón ¿No crees?-

-¡Pero Dios hace milagros, Hijito Mío!- responde Doña Petrita arrugando con angustia su delantal de cuadritos -lo necesitamos mucho; ¡Él puede abrir los mares y hasta curar el cáncer!-

-sí, pero le da miedo bajar a cortarle el pito a los pederastas que el gobierno protege- responde Tomás Barradas "El Mocos" -ese milagro, por ejemplo, sería muy útil-

-pues sí, pero...- la señora llora destrozada y jala mocos entristecida -ya hará justicia algún día...-

-bueno, Amá, cuando Diosito se digne a ponerles en la madre a esos ojetes, podría también bajar y darle "ctrl+z" a todas las palabras que los judíos y romanos dijeron en su nombre; sirve que vamos cancelando de una vez el tráfico de almas-


Hagamos una pausa...


Ocurre que, cuando tenía 6 años, El Mocos vio una película gabacha muy rara, una peli donde un Jesús gringo muy andrógino -doblado, por cierto, al español peninsular- decía:

"Padre: ¿Porqué me has abandonado?"

El Mocos nunca entendió el sentido de la frase -¿¡Apoco Dios abandonó a su hijo a la mera hora??- pensó. Sin embargo no se detuvo demasiado con eso, se rascó la cola, se olió el dedo, fue a echar la cáscara y al crecer, se dio cuenta de dos cosas simples:

  • Jesús rifa -y rifará- por haber sido uno de los pocos humanos dispuestos a dejarse meter clavos y puntapiés a cambio de un poco de atención (y cabe señalar que el jovenazo en cuestión consiguió más o menos dos mil años de atención por su rockerísimo performance de crucifixión).
  • Jesús también rifa porque vivió como verdaderas las reglas que Dios decidió aventar al mundo y que a la fecha no ha podido respetar (a Dios le pasó como a Fidel Castro).

Sin embargo,
Dios no fue tan bondadoso como lo fue Jesús (quizás jesús se pasó de buey)

Dios ha sido vengativo -muy vengativo- desde hace mucho, lanza bombas nucleares a media peda y, si volteas a documentar el atentado, te convierte en estatua de sal. Si a Dios no le late su primer algoritmo de programación conductual y los monitos que crea se salen de su control, entonces manda un diluvio y los extermina a casi todos como si fuera... ¿Quién te late? ¿Díaz Ordaz? ¿Hitler? ¿Franco?...

Y mientras iba en el autobús, El Mocos venía pensando:

¿Dios es amor?//Sí, la mera verdad, sí//En la guerra y en el amor todo se vale?//Pues... sí//¿Para Dios todo se vale?//Ahuevo que sí//¿Para los humanos todo se vale?//Ni madres. Disfrutar nuestro instinto y razonar científicamente son parte de una gran lista de pecados por los cuales hay que avergonzarse.//¿Y Jesús lo mandó al pito como sería natural?//No, para nada; él tomó aire y cumplió las reglas aunque fueran injustas porque tuvo unos huevototes muy retacados de honor.

Luego...
El Mocos se bajó del autobús y venía pensando que Dios se la mamó, porque, cuando Jesús cumplió con todo lo que un humano debería cumplir, el Creador del cielo y de la tierra se quedó jetón y se hizo guaje.

Al final de tremenda canallada divina, Jesús se aventó la blasfemia ganadora del Nopal de Oro, la sagrada y pacífica pintada de caracolitos que nadie había podido lanzar al infinito, se cagó en la madre que parió a la eternidad enterita y, con la greña empapada de orgullosa sangre homínida, PERDONÓ AL CREADOR

-¡¡¡Qué-hue-vo-tes!!!-.

Sí, caon...
Le dio chance de dar una explicación a senda negligencia
y en lugar de gruñir y pintarle dedo, le dejó un recadito con chance de justificación:

"Padre: ¿Porqué me has abandonado?"

Es como preguntar:

"Oiga, Apá:

¿Porqué no llegó al jale?
Yo aquí estaba desde temprano,
con todos los papeles en regla y hasta copias.
Le traje a usté su lonche y su coca bien fría,
traje pico de gallo, el corazón lleno de fe,
mi certificado de santidad, 9.9 en el CENEVAL...
Ahhh y también estos clavotes que,
acá entre nos, me dan un poco de cosquillas cuando me río;
esque la rajada en las costillas...
pus, se siente retechistosa cuando le pega el aire.

Pero me imagino que algo importante tuvo usted que hacer,
luego nos vemos y me dice por qué ya no pudo venir"


Jesús murió y, cuando a Dios se le bajó la peda, llegó.
Sí, llegó unas horas tarde y ya lo encontró muy pálido, así que nada más puso cara de "¡En la madre!" y a los tres días desapareció el cadáver mientras silbaba y se hacía del avión.


Por eso El Mocos es uno de tantos cristianos ateos haciendo fila en el Cine Teatro Utopía.

-Jesús perdonó a Dios...- pensó -se pasó de lanza-

Mientras tanto, es recomendable leer las letras chiquitas antes que un sacerdote ponga agua sobre tu frente y te quiera perdonar un pecado original que, siendo netos, no te toca pagar. Lo mismo podríamos hacer con el recibo de Telmex, donde pagas llamadas inexistentes a Marruecos, o bien, pedir el comprobante personalizado de donación para evitar el atraco fiscal del amado Teletón.

Sólo a propósito de letras chiquitas.

3 comentarios:

sofia saramago dijo...

Gracias a Dios (bendita paradoja) escribes tan chingon...digo y te dignas a visitar el cosmos bloggero, hace un ratillo que nos dejaste abandonados cual "mesias" esperado por la "masa sacrificable de Nietzsche". No se pierda por ay, que se aprecian vuestras letras.

Germán dijo...

Pero he ahí el manifiesto de la cultura masoquista. Que ya sea con dolor económico, emocional o físico, siguen haciendo sus mandas y adelantando el pago de sus pecados. Aunque eso de los pecados (que ya son más bien pedos "ilegales" o "faltas administrativas", además de pagarse por adelantado, con intereses, chingao.
Un abrazo mi buen krnal. Ya nos toca quitarnos la cruz a la chingada, romperle la madre y usarla de arma contra los de arriba, no? jojo Buen mazo se ha de armar con ella.

Monapolla dijo...

jajjaja, chingón.

A mi si me gusta leer la biblia, muchos de sus libros están perrones.