viernes, 1 de enero de 2010

Casi feliz...

En momentos como este no puedo hacer nada más que sonreir. Sonreir y apagar el pensamiento,
sonreír y embriagar 303 ratas, atar mis sueños a ellas, dejarme acariciar por la infancia de mis voces, sonreír y encender la siguiente mueca con lo que queda de esta...

Sí, todo parece ir muy bien y, desde aquí me siento tranquilo; como limosnero con cobija nueva...

No hay comentarios: