jueves, 10 de septiembre de 2009

El susto de lo cotidiano...

Se dice que los delfines suben a respirar a la superficie
y vuelan sobre el mar cada tanto...

Creo que quienes escribimos somos como delfines sumergidos en delirios,
Peces tímidos que nadan entre caleidoscopios mentales;
Acomplejadas sirenas leprosas que necesitan saltar sobre la marea de sus propios espejismos,
Llorar, respirar la realidad, experimentar la lluvia de alfileres sobre la espalda; mirar fijamente el sol hasta perder la vista.

Es entonces cuando llega el momoento de sumergirnos de nuevo en el océano del onirismo...
Sólo para olvidar paulatinamente el susto de lo cotidiano.

Sí...
Supongo que el soñador necesitará siempre una realidad que evadir.

1 comentario:

Xoconostle Cósmico dijo...

Wow! con un perfil oculto cuesta encontrar un blog...

Vine a dejar sonrisa:


;)