domingo, 21 de junio de 2009

Pópotl

Pópotl era un tubo de plástico...

Según contaban sus amigos, algún día un humano lo tomaría entre sus dedos, lo sumergiría en líquidos sagrados y entonces lo besaría por mucho tiempo hasta que muriera.

Como todos los demás, Pópotl solía sentirse vacío y muy hueco, muchas veces llegó a preguntarse si los humanos existían, si los tenedores y las servilletas tenían alma o si él era lo que todos llamaban "un popote".

Alguna vez, miró en un espejo su hogar y supo que él era en realidad una jirafa, la cara exterior de su caja tenía el retrato de él y su especie, no eran popotes, sino jirafas...

-¡Afa! Quelo Afa, Papi-
- ji... ra... fa... se llama Jirafa, Karlita, a ver, dí Ji...
-ji-
-ra...-
-ra-
-fa...-
-fa-
-¿Y todo junto?
-¡Afa! jajaja-
-bueno, está bien, "Afa", pero ahí deja; tú traes tu biberón-

-¿Qué le servimos, mi Lic?-
-le encargo una torta cubana-
-¿Y para la bebita?-
-pues a ella le traigo su fruta, pero le encargo que me venda esa cajita de popotes; no lo sé... debe ser porque, a fin de cuentas es mujer y no la entiendo, pero a mi hija le hizo más gracia la jirafa de la cajita que su nueva muñeca-
-no pues esque este asunto es como todo, mi Lic; ora sí que, como quien dice: uno nunca sabe bien las cosas, pero pos ni modo, ya que le hacemos ¿Veá?-
-pues sí, Don; tiene usted razón- (...)
-mire, nomás porque viene seguido y a Karlita la queremos mucho, le regalo la cajita, nomás deje le saco los popotes, bueno, le dejo uno ´pa la nena-
-muchas gracias, Don Carlos-

-¿Afa, Papi?-
-sí, mijita: Afa, ya viene tu Afa...-

Tres veces más el calendario le dio la vuelta a la vida de Karlita, cumplidos los seis años Pópotl en su cajita rectangular seguía siendo su juguete favorito, su Afa... su Afa...

-Flores Urrieta Karla Ivonne...-
-presente-
-Señor Flores, su hija ha sido la más destacada en el examen estatal de matemáticas y de parte del gobernador, se ha ganado un viaje al Africam Safari en Puebla-
-¿Y puedo ir con ella?-
-naturalmente, Señor; alguien debe cuidarle y está usted incluído con sus gastos pagados-

Un mes más tarde Karlita conoció a los hipopótamos, a los leones melenudos, tucanes, elefantes y, finalmente se tomó un delicioso reresco de naranja frente a la sección habitada por las jirafas...

-híjole, no me dieron popote para el refresco de Karla... aaah, ya sé-

Karlita no lo sabía, pero besaba los labios de Pópotl bautizado en Fanta, no había otro popote a la mano...
El líquido desvaneció el vacío de su vida, la existencia del popote se llenó de carbonatadas esferas explosivas y al terminarse el líquido naranja, la niña se lamió los labios para después arrojarlo al suelo...

-¡Karlita, la basura va en el bote!-

El viento llevó a Pópotl dentro de la jaula y antes de morir una jirafa se acerco a olfatearlo

-¿Mami? ¿Eres tú, Mamita?- dijo Pópotl -¡Yo sabía que éramos jirafas y no popotes!-

Su siguiente parpadeo se extendió por los pliegues de una pradera africana clonada en la planicie poblana, suspiros, polvo y polímero soñador... el sol y el naylon hermanados en una sonrisa zurda de la mañana y Pópotl durmió para siempre soñando con el día en que Karlita lo llevó a conocer su origen, el motor de su vida...

2 comentarios:

Bruja Kozmica dijo...

wooowwww que buen cuento, kiero una "Afaaaa" :D oye por cierto te deje una invitacion para hacer un meme en mi blog, anda haslo que no cuesta casi nada, un saludazoo

Maribert dijo...

Muchas gracias, hoy me aviento el meme; chido que te latiera el cuento, un saludote, Bruja ;)