viernes, 1 de mayo de 2009

GOOOOOOL


Quienes me conocen lo suficiente saben muy bien que pocas cosas me dan tanta —pero tanta, tanta…— hueva como el futbol, no obstante, la necesidad de aceptación me llevó a elegir un equipo para "irle" durante algún tiempo cuando tenía unos 10 años, en aquel entonces decidí irle al Cruz Azul y sí, ese año fue campeón.

Yo no veía sus partidos, sólo me enteraba del marcador final y le juraba a mis cuates haberlo visto todo. Me gustaba el logo... me gustaba saber que el delantero era seleccionado nacional y que era Carlos Hermosillo “El Grandote de Cerro Azul”, un veracruzano que, por ende, era paisano mío.

El único partido completo que vi de "mi equipo" fue precisamente la final...

Por el puntaje, resultaba que un empate no hacía una diferencia sustancial para definir el triunfo de Cruz Azul o del Santos Laguna, el partido terminó empatado a ceros y se fueron a tiempos extras.

Ya en el segundo tiempo extra... Carlos Hermosillo "el grandote de Cerro Azul", se quitó a la defensa entera, estaba solito, hechó un vistazo al frente para saber donde poner la bola, frunció el entrecejo, su pierna tomó impulso...

Pero un defensa se le barrió a lo marrano, lo tiró y, en el suelo se enredó con dos defensas más y hasta con el portero; este guardametas tan karateca le pegó una patada en la sien con los tacos que, gracias a la tecnología de la repetición se pudo comprobar como dolosa y llena de intención gandalla.

¡¡¡Craght!!!

Vino el penal a favor de cruz azul, hermosillo iba en la camilla o lo tenían en el piso, no lo recuerdo, pero el director técnico preguntó “¿Quién lo cobra?”, la respuesta vino del herido, con un ojo irritado por tanto sudor mezclado con sangre dijo “yo lo cobro”…


Y la escena fue de leyenda: Hermosillo parecía caballero del zodiaco malherido, la ovación era estridente y el delantero con cara de “pinche portero culero, me las vas a pagar” dejó que la furia recorriera los músculos de su pierna, el estallido contra el balón sobrevino y el gargajo de energía frenó su vuelo en la red de un portero que no supo ni qué demonios hacer…


¡¡¡ Goooooooooool !!!


Y aunque yo no sea propiamente futbolero, mi equipo quedó campeón alguna vez.


1 comentario:

Bruja Kozmica dijo...

emmm, tambien me da weba el fut, por eso deje de leer en cruz azul y me brinque hasta caballero del zodiaco mal herido