domingo, 8 de febrero de 2009

Un Suspiro en Pedazos


Hoy, he discutido con mi dedo índice, porque no quiere entender que tu cuello no regresará…


Te extraño, te odio, apestas, te adoro, te necesito: ¡Lárgate!

Tú eres mi única necesidad de descontrol, eres mi furia, y mis ansias, hoy no estás, no volverás, y comienzo a odiarte…

El proceso de quemarte vivo es más difícil de lo que imaginaba, pero tú eres mucho más fácil de lo que pensaba, eres un chicle en la banqueta pisado cuarenta y seis veces, mi arco iris en silencio, mi suspiro en pedazos de ayer, mi cueva no habitada y, aunque tengo motivos para escupirte y otros tantos para adorarte, tú eres mi mayor deseo frustrado, me haces sentir acomplejada; no deberías afectarme…

Mira, estás flotando. Yo ya te dejé… el efecto está pasando.

No hay comentarios: