jueves, 19 de febrero de 2009

"Dizque Bipolar "


El mundo no sabe que hay plantas que crecen a base de gargajos,
flores de arte y ciencia que se cultivan con humillaciones y lodo...

El mundo no sabe que, a veces es un buen jardinero;
con tijeras de hipocresía y macetas de indiferencia.

¿Y qué pasa cuando eres tú la planta?
¿Qué pasa cuando es Dios/Satán es el jardinero?
¿Qué pasa cuando te vuelves tu propio jardinero de blasfemias?

¿A qué voz obedeces?
¿Cómo te escapas de ti, si te amas y aborreces en demasía?

Creces, floreas, germinas, tus semillas le sirven a alguien,
te crees la constitución, te crees lo que dijo el Nazareno,
te crees lo que tu Papá te aconseja, te haces una buena persona...

Y te das cuenta que, a fin de cuentas,
la rectitud es también una forma de inadaptación social contemporánea;
Porque lo correcto es, aparte de ideal, doloroso.

Todo mundo te felicita por ser alguien "centrado" y no te atreves a decirles que amas "lo correcto" sólo porque ya estás hasta la madre de gente como ellos, que se la viven tildando de putas a las circunstancias que se ellos mismos se cogen...

¿Cómo chingados no voy a estar centrado, si me amo y me odio? ¿Cómo no voy a estar centrado, si la gente que juzgo es la que me ama (y la que amo no me entiende)?

¿Cómo putas no voy a estar centrado, si todo el tiempo mi mente intenta correr hacia dos lados distintos?

Estar centrado es normal cuando dos enemigos irreconciliables comparten el mismo cuarto polvoso en el edificio de tu cabeza.

Está fácil: -2 + 2 = 0

Y sí, sabes que te van a dar el "VIII Premio al Ciudadano Ideal"...

¡De una puta ciudad que sólo existe para tí!

(y para los mongoles, para evangélicos optimistas, y para los informes de gobierno escritos "con la vista gorda", para los ositos cariñositos...)

(...)Buen hijo(...)
(...)Amigo que influye para bien(...)
(...)"Chavo centrado"(...)
(...)procurador de los noviazgos sanos(...)
(...)acomedido(...)

¡Sí!

¡Sí, puta madre!
Pero ¿Cuando chingados voy a ser un poquito más feliz?
¿De qué chingados me sirve que mis tías me quisieran de hijo, si yo lo que quiero es tener de novia a mi exnovia?

¿De qué putas sirve ser ese admirable y recontrapendejo ciudadano de Topus Uranus, cuando eres excelente para arrancarle las entrañas a quienes amas?

¿De qué te sirve perderle el miedo al mundo, si te enamoras de él inmediatamente y al besarlo le arrancas de una mordida la lengua?

Besas con amor, ocasionalmente tus dientes chocan contra los de ella, vuelas, mojas, te pierdes en una galaxia muda, tus piernas tiemblan, tu vida le pertenece, la amas, la adoras, te excedes, encuentras sus defectos para protegerte, te apendejas, justificas sus enfermedades, le atribuyes tus virtudes inconclusas, y los labios se deslizan como aletas de ballena acariciando el océano de la saliva tibia, la amas, no quieres regresar del viaje, la idolatras, respiras agitado, el instante se torna amniótico y quieres quedarte ahí para siempre, la devoras, tus raíces la perforan, tus fibrosas miradas le perforan la cara, le estrangulas un ojo, la amas tanto que masticas su lengua, su sangre te llena la boca, tienes un orgasmo entre las sinapsis del alma, ella muere y tú la amas...

Al final crees haberla amado como nadie la amó...

Y tienes razón, porque nadie le había bajado las estrellas, para incrustárselas en los ojos hasta hacerlos trizas...

¿De qué te sirve haber evitado vengarte de todos, si al final acabas descuartizando a quien te ama, matándote a ti mismo?

Te odias y te haces imposible la felicidad para después mirarte agonizar y enamorarte de ti mismo, curarte, levantarte, volar y volverte a cortar las alas...

Cuando estás por romperle la madre a alguien, te sale lo santo y acabas volviendo milagro lo que pensaste originalmente como una mamada.

Estás por volverla la mujer más feliz del sistema solar y entonces te sale lo poseído; acabas volviendo tortura lo que pensaste originalmente como romance.

¿De qué me sirve buscar lo correcto, si todo se hace mierda entre más correcto se vuelve? ¿De qué me sirve haberla protegido de mí, si de todos modos le partí la madre? ¿De qué chingados?

¿De qué sirve saber psicología y comunicación, si lo único que ocasiona es el etiquetamiento de monstruos que, por ahora tener nombre, se vuelven pesados y difíciles de ignorar?

Quieres que te odie porque te lo mereces, pero no quieres que te odie...
No quieres que te ame porque no es justo, pero quieres que te ame...

Quieres pegarte un balazo porque la vida al lado de ti mismo no es buena;
Quieres vivir la vida que hiciste al lado de ti mismo porque te enamoraste de eso...

Y al final acabas tecleando en el blog para regalar vómito que a veces llamas arte

¿De qué sirve?

De nada...

Heroico, miserable...

¿Cómo te sientes ante este cuerpo blando repleto de yagas?
¿Como paramédico que acude a brindar ayuda?
¿Como chismoso que desea ver la sangre del recién atropellado?

¿De qué te sirvió al final ser un árbol, si la niña que cortaba ilusionada tus manzanas siempre encontró en el centro de las más rojas coágulos de leproso?

Eres un "Dizque Bipolar", dizque buscas ayuda, dizque obedeces, dizque eres infeliz...

Y al final tienes que evadir la realidad y dormirte...
¿Dónde lo harás? ¿En tu cama, en la cárcel, la morgue o en prefieres manicomio?

Todos se pelean tu preferencia, elige; con lo que te quede de ti mismo.

1 comentario:

Bruja Kozmica dijo...

pasan algunas horas, te tranquilizas, medio olvidas o te nombras rey drama de Topus Uranus . . . pero ese coraje, esa frustracion que viviste no se compara a nada y es deliciosa. Estas destinado a ser quien eres y no puedes escapar.


*pff lo de "..se la viven tildando de putas a las circunstancias que se ellos mismos se cogen...2 fue casi genial.