lunes, 19 de enero de 2009

Y no te vas . . .

Creo que mi mente tiene resaca,
pensó demasiado por hoy, se pierde en tu cuerpo y en tu olor; en tus comentarios idiotas de feto prematuro.


Pero, aún así, ahí estás, lo que no sabes, es que puedes irte cuando yo quiera o tal vez cuando parpadee.


El problema es
que...

No se cómo querer que te vayas,
eres de esas cosas en las que me molesta pensar.

Y no te vas…

No te vas...
No te vas…
Piensas quedarte por un buen tiempo.

¿Qué te hace pensar que quiero pensar en tí?

No hay comentarios: