martes, 9 de diciembre de 2008

Revolución

Se suponía que debía hablar jubilosamente de la Revolución Mexicana, se suponía que me armaría de rifle, monitor, carrillera, teclado, sombrero, bigote y mouse

¿Se suponía que nuestra revolución debía ser un conflicto de clases para ver que mexicanos jodían al resto?

No lo sé, pero se suponía que, a estas horas de la noche yo estaría bañado en tequila sonriendo, no obstante… nada de esto ocurrió.


La conquista… colonia… independencia… México independiente… reforma…

Los libros de la primaria te cuentan todas estas etapas con dibujos y óleos; el pasado a todo color: Sor Juana en hábito de tonos pingüino, la pañoleta carmesí de Morelos, carabelas de chocolate, Juárez canela, Niños Héroes color pitufo y la batalla de puebla en escala cobriza de sangre, arena y cielo rojo…


La historia de México representada en óleos y dibujos; una urdimbre de leyendas pictóricas saltando de rectángulo en rectángulo, cuento de texturas y atmósferas efervescentes que poco a poco van volviendo cromático el relieve que separa a las fechas de los mitos…

¿Y qué pasa al llegar el Porfiriato y la Revolución?

Los colores se desvanecen y aparece la fotografía blanco y negro, las letras de los libros son del mismo color que las fotos; haciendo bizcos las páginas parecen pandas, cebras, pingüinos, vacas; todos rutinarios claroscuros, fotocopias apiladas ante los ojos y el alto contraste se vuelve constante; pierde conflicto.

Los caudillos acromáticos son reales, no dibujados; son registrados, no contados. Amputados de arco iris, los monos renuncian a su relieve…

Obregón… Carranza… 1910… trenes… franceses…

Todos son como rocas grises, carbón sobre marfil… son tan planos como los formularios para donar sangre, aburridos como los instructivos de cosas que ya sabías usar pero acabas de comprarte.

¿Revolución sin color? ¿Taco sin tortilla? ¿Peda sin hielos? En fin… crayones tecnicolor en las pupilas del alma, un blog para desahogar la frustración y el 20 de noviembre tiene una versión nueva en mi libro coloreable de historia.

No hay comentarios: